Written by Admin

Entrevistamos al Servicio de Atención al Deportista del CAR de Sant Cugat

¿Qué valores son los que más se trabajan con los deportistas dentro del Centro?
Desde el CAR de Sant Cugat, formamos campeones dentro y fuera del ámbito deportivo. Nuestro principal propósito es la formación integral del deportista, es decir, el objetivo deportivo siempre va acompañado de los objetivos académicos, personales y laborales, ya que entendemos que esa vía paralela no se puede desatender nunca. Eso es lo que hace particular a nuestro centro.

El objetivo son las medallas, pero sin olvidar todo el resto, sin desatender a las personas.

En el CAR de Sant Cuga trabajamos con una población pseudoprofesional cuya visibilidad mediática es muy temporal y está muy relacionada con los Juegos Olímpicos.

La mayoría no se va a ganar la vida con el deporte…

La preparación de los deportistas se trabaja de manera pluridisciplinar  con psicólogos, nutricionistas, médicos, fisioterapeutas, biomecànicos, preparadores físicos, fisiólogos…

Los valores que más se trabajan son:

TALENTO, necesario para lograr la excelencia.

COMPROMISO, para vivir el reto.

FLEXIBILIDAD, para adaptarse a los cambios.


¿Qué puede aportar un deportista profesional en el ámbito laboral?
La tecnologia y la globalización de los mercados han provocado que la última frontera para lograr la excelencia en las empresas sea el factor humano. Igual que las organizaciones, los deportistas tienen que rendir al máximo, tener una actitud ganadora, entrenar duro y adquirir una forma de trabajar que mucho tiene que ver con el día a día de la oficina.

El deportista de alto rendimiento, tiene un perfil muy interesante para las empresas. La competición y el mundo del deporte implican que el deportista ha pasado una serie de etapas que han formado su carácter con valores como esfuerzo, sacrificio, trabajo en equipo, resiliencia, capacidad de adaptación, compañerismo, están acostumbrados a rendir bajo presión, gestionar situaciones conflictivas, liderar….. Todo eso, trasladado al mundo empresarial, aporta un valor espectacular.


Compaginar entrenamientos y campeonatos con el ámbito laboral no es una tarea fácil. ¿Cómo lo consiguen los deportistas del centro?
Favoreciendo  desde el primer momento, la carrera dual del deportista.

No todos los deportistas se preparan unas olimpiadas  y estos tienen más disponibilidad para poder comenzar a trabajar y preparar su futuro.

Los deportistas han crecido en una cultura del esfuerzo y están acostumbrados a trabajar por objetivos.

Es posible combinar el trabajo con el deporte, igual que antes combinaban deporte y estudios.

Se trata de estudiar la demanda del mercado de trabajo y que encaje con la situación del deportista.

Depende del deportista, su práctica deportiva y de su organización.

Desde el SAE a veces nos toca mediar con las empresas, para flexibilizar las condiciones de los deportistas y conseguir permisos en el trabajo cuando tienen competiciones y/o concentraciones.


¿Qué cualidades destacarías de los deportistas de alto rendimiento que les ayudan a afrontar otros retos en sus vidas?
En el deporte de alto nivel se desarrollan competencias que son de gran utilidad cuando pasas a la vida real.

Las cualidades básicas de cualquier deportista son:  la iniciativa, la constancia, el sacrificio, el afán de superación, la concetración, la toma rápida de decisiones, la lealtad, y la generosidad.

Existe cierta analogía entre lo que requiere el deporte en ciertos niveles y lo que requiere el mercado de trabajo: competitividad, superación, objetivos, formación, recompensa, satisfacción, éxitos, fracasos….

Podríamos hablar de todo ello, sin saber si hablamos del entorno deportivo o del laboral.

Extrapolemos el entrenador por el jefe, a los adversarios por la competencia o a los compañeros de equipo por los compañeros de oficina. Cambian muchas cosas, el contexto, el escenario,… pero muchas otras son perfectamente replicables con independencia del escenario.

Y podríamos trasladar estas competencias a la empresa y los paralelismos son increibles:

  • Compromiso – con el trabajo bien hecho y con sus responsabilidades-
  • Excelencia – ¿por qué hacerlo a medias cuando lo puedes intentar hacer mejor
  • Trabajo en equipo– confianza en nuestro grupo de entrenamiento, y en nuestros compañeros de departamento, porque juntos sumamos.
  • Consecución de objetivos– ¿entrenar para un campeonato o esforzarse para lograr unos KPI?

Y podríamos seguir…


¿Cómo se prepara a los deportistas para el proceso de adaptación una vez finaliza su carrera deportiva?
Para la mayoría de deportistas de alto rendimiento la retirada es un momento muy difícil, porque implica, entre otras muchas cosas, un cambio de vida, pasando de la competición al mundo laboral.

Los motivos de la retirada van a jugar un papel muy importante. Las lesiones, el bajo rendimiento, la falta de motivación, la falta de compatibilidad con los estudios, o con el trabajo, son algunos de los motivos más comunes.

Una retirada voluntaria es mejor que una involuntaria. Al igual que una retirada planificada es mejor que una no planificada.

Desde el Servicio de Atención al Deportista, ponemos el foco en la persona que hay detrás del deportista, con sus sentimientos, miedos y preocupaciones. Cada uno es diferente y tratamos de hacer un traje a medida con él, apoyarle y acompañarle en todo el proceso.

Les enseñamos a preparar la retirada mientras están en activo.

En este proceso, acompañamos al deportista para poder vivir esta transición de la inestabilidad al equilibrio, siendo un apoyo en momentos de crisis: qué  quiere, qué  necesita, y cómo se va a preparar para afrontar la vida después del deporte.

Hacemos conscientes el potencial de todo lo que han aprendido en su carrera deportiva (capacidad para gestionar situaciones conflictivas cómo rendir bajo presión, liderar, gestionar las expectativas y trabajar en equipo….)

La clave es que se den cuenta que todo ello lo pueden trasladar al sector empresarial.

Pero tan importante es que los deportistas se conciencien que habrá una última competición, como que el entorno laboral sea capaz de hacer sitio a personas que luchan por sus objetivos. 

Es clave que el deportista se sienta realizado, que vea su futuro, se plantee nuevas metas  y sepa que estará en un sitio donde aportará valor.

 

¿Qué crees que es lo más positivo de los acuerdos que realizáis con empresas para que los deportistas profesionales tengan oportunidades laborales más allá de su carrera deportiva?
Lo más positivo y satisfactorio es poder favorecer las primeras experiencias laborales tanto a deportistas en activo como de aquellos que están en la etapa de  transición hacia el final de su carrera deportiva de alto nivel.

Contactar con empresas y sensibilizarlas, porque los deportistas son aquellas personas que las empresas necesitan, personas con espíritu de sacrificio acostumbrados a pelear por objetivos y continuar adelante aunque el resultado no sea el esperado, siempre con afán de superación, con ganas de mejorar y compartir la motivación  con el resto del equipo.

Y claro está, posibilitar la inserción laboral  ya sea de media jornada o bien  de jornada completa a los deportistas, mediante ofertas laborales es una de las cosas más gratificantes que hacemos desde la Bolsa de Trabajo del SAE.


¿Qué les pediríais a las empresas para ayudar a los deportistas?
Des del SAE, pedimos a las empresas que den la oportunidad de formar parte de sus plantillas a los deportistas de alto rendimiento, y se beneficien de sus competencias y valores aprendidos durante tantos años de entreno y competición y que son muy extrapolables al ámbito empresarial.

También pedimos a las empresas Flexibilidad.

Todo y que pueda parecer que no es fácil tener un deportista en activo en plantilla,  porque en ocasiones tienen que marchar de concentración y/o de competición, siempre encontramos fórmulas para que los deportistas puedan conciliar deporte y trabajo y en estos momentos. La situación actual producida por el Covid-19, donde el Teletrabajo está resultando ser un gran aliado,  está haciendo que  empresas como  SYNERGIE, ALCHEMLIFE, CALL 2WORLD COMUNICACIONES INTELIGENTES S.L, NATIONAL NEDERLANDEN, entre otras, atraigan y contraten talento flexible y de alto valor y  apuesten por contratar deportistas e incorporarlos en sus plantillas con una gran flexibilidad.

Si fuese empresaria y tuviera delante a una persona que encarnase todos los valores de un deportista y por otro, a un candidato mejor formado, pero que careciese de esos valores, no lo dudaría ni un minuto, me quedaría con el deportista.  

A la persona la puedes formar dentro de la empresa, pero las cualidades y la personalidad, se tienen o no se tienen. Eso no se puede formar”.



Anna Benito Martín.

Cap del Servei d’Atenció a l’Esportista (SAE).
Àrea de Formació.

22/12/2020

0

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *